La Vaca y la Huerta celebra su 5o aniversario trasladándose de local - Feel&Taste | Agencia de comunicación

lunes, 28 de octubre de 2019

La Vaca y la Huerta celebra su 5o aniversario trasladándose de local


  • Tras 5 años de su apertura, La Vaca y la Huerta se traslada a un nuevo local más acogedor. Su carta con producto de temporada sigue renovándose, ofreciendo a sus clientes calidad y sabor
  • Coliflor a la importancia, Tortilla de collejas y huevos ecológicos o la Ensalada de burratina y pamplinas con tomate seco y aceite de trufa son algunos de sus platos estrellas
  • Entre los platos de carne se puede encontrar el Solomillo de vaca gallega con salsa de boletus, la Picaña de ternera a la brasa con nuestra salsa chimichurri o el Lomo alto y bajo de vaca vieja rubia gallega, entre otros

Madrid (Octubre 2019).- La clave del éxito, que no falla en el restaurante La Vaca y la Huerta, es clara: un producto de calidad de productores cuidadosamente seleccionados con el que elaboran propuestas sencillas y otras más llamativas para ofrecer al comensal los sabores de toda la vida. Así nace en 2014 de las manos de Fernando de la Roza y Ángel Marugán el restaurante La Vaca y la Huerta en el que prima la vuelta al origen y un gran producto según mercado y temporada.

Acaban de trasladarse a un local más acogedor y más bonito sin salir del barrio de Salamanca, a muy pocos metros del anterior, concretamente en la misma calle Recoletos, pero ahora en el número 7. Continúan con la misma filosofía de carta, cuyo objetivo es ofrecer una propuesta en la que el cliente pueda cuidarse y disfrutar al mismo tiempo. Eso sí, siempre adaptándose a la temporalidad de la huerta y seleccionando las mejores vacas rubias gallegas de entre 5 y 8 años de edad con unas maduraciones de unos 45 días.

El color, el olor y el sabor del campo varían con las estaciones y así ocurre lo mismo con la carta. La Vaca y la Huerta se consolida en la capital como lugar de referencia, tanto para comer a mediodía como para visitas más calmadas y relajadas en fin de semana o para cenas especiales. Por un lado hay MENÚ DEL DÍA a 15€ a elegir entre dos primeros, dos segundos y dos postres incluida una bebida y café. Y por otro lado MENÚ BAJO EN CALORÍAS a 13€ con un primero, un segundo y un postre incluida una bebida y café. Su MENÚ ENTRE HUERTAS a 22€ se compone de un plato de la huerta y el Entrecot de ternera a la parrilla (250gr) con un postre más la bebida y el café.

Una amplia oferta que se complementa con la carta, encontrando platos originales como es la Ensalada de burratina y pamplinas con tomase seco y aceite de trufa, la Tempura de la huerta con sambaizu y mayonesa de aceituna y cúrcuma, la Tortilla de collejas y huevos ecológicos o el Revuelto de criadillas de tierra y espárragos trigueros silvestres, entre otros.

La carta de la vaca finaliza con su especialidad: los diferentes cortes. Aquí llega el momento de recrearse y hacer gozar al paladar con un Lomo bajo de vaca vieja rubia gallega madurada aproximadamente 40 días o una Picaña de ternera a la parrilla con su salsa chimichurri.

Entre los postres el buen producto y la originalidad en las recetas siguen siendo algunas de sus claves. Imprescindible un plato tradicional como son las Peras al vino con crema de queso, la Cuajada de leche fresca de oveja con miel y nuez pescana o la Tarta de queso con mango y miel de jengibre, tres postres muy aclamados ya por sus clientes. Para los más chocolateros siempre es una gran opción decantarse por el Chocolate en tres texturas. La Tarta fina de manzana con helado de vainilla es uno de sus clásicos, estando en la carta desde el principio. Acierto seguro.

Una decoración acorde al concepto

La decoración de La Vaca y la Huerta es obra de Zooco Estudio. Los tonos cálidos, la madera y el ladrillo visto trasmiten la tranquilidad y paz que se puede sentir en el campo. Lo rústico y lo moderno se entrelazan para dar paso a un local vanguardista pero que, apuesta a la vez, por lo artesano y tradicional.

Lo que más puede representar ese concepto es un mural de hierro en la pared principal de la barra de una vaca, donde se determinan a la perfección las diferentes partes de los cortes de la carne. Las lámparas de mimbre se observan al entrar sobre su barra y trasmiten la calidez y el punto artesanal de la vuelta al origen.

También se ha buscado el doble juego con los tipos de meses: las altas para un picoteo rápido a la entrada y luego al fondo diferentes espacios de mesas bajas redondas y cuadradas separadas por preciosas vigas de madera y redes de hierro, para según la cantidad de comensales y la privacidad que necesiten para su comida o cena.


Accede a la nota de prensa

C/ Recoletos, 7 - Madrid
- : @VacayHuerta
: @La Vaca y la Huerta
: 91 781 15 86

Recibe nuestras notas de prensa