Planes gastronómicos para superar el Síndrome Postvacacional - Feel&Taste | Agencia de comunicación

viernes, 13 de septiembre de 2019

Planes gastronómicos para superar el Síndrome Postvacacional


Seis propuestas gastronómicas irresistibles para tener la mente y el paladar entretenidos con planes gastronómicos y no caer en la apatía o la tristeza con la vuelta al trabajo tras las vacaciones


Madrid (Septiembre 2019).- La depresión postvacacional es un síndrome por el cual las personas tienen problemas para adecuarse de nuevo al trabajo y muestran síntomas de apatía, irritabilidad o tristeza.

En España, según la consultora de recursos humanos, Adecco, se calcula que uno de cada tres trabajadores está sufriendo o sufrirá el síndrome postvacacional al reincorporarse al trabajo tras el verano.

Para contrarrestar estos posibles síntomas os dejamos un recorrido irresistible para tener la mente y el paladar pensando en nuevos planes gastronómicos: para salir a disfrutar con los compañeros de trabajo, cenar con vuestra pareja u organizar una escapada con amigos en fin de semana. Así la vuelta no será tan dura.


Casa Elena - Una comida con filosofía Slow Food

Hacer 40 kilómetros para comer merecerá la pena y más si os decimos que Casa Elena es el único restaurante del centro de la península con el certificado oficial de Slow Food. La utilización de productos ecológicos, de km 0 y proximidad han hecho a esta casa manchega rehabilitada, situada en Cabañas de La Sagra (Toledo), merecedora de este galardón además de un Bib Gourmand por la Guía Michelin. Sus platos son de alta cocina tradicional con toque innovador y así lo podréis apreciar en su Arroz meloso de quisquillas con alga codium. Antes de los dulces hay que hacer hueco para el prepostre y disfrutar la Degustación de Quesos Manchegos con mermeladas caseras que preparan.

Si preferís optar por dar un repaso a la cocina de Axel Smyth podéis elegir cualquiera de las dos opciones de menú degustación donde los bocados son algo más pequeños, pero el número de platos no os hará quedaros con hambre. Siempre regidos por el producto de cercanía y temporada.

Cobo Vintage - Una escapada con estrella

Para desconectar de la rutina no hay nada como hacer una escapada de fin de semana. Os recomendamos visitar la ciudad de Burgos y hacer una parada gastronómica en Cobo Vintage, el restaurante con una Estrella Michelin de Miguel Cobo. Un plato irresistible de su carta es el Jarrete de lechal, puré de naranja y orejones, cebolleta encurtida y queso kéfir de oveja ahumado. Donde los contrastes del lechal lacado con los cítricos o los encurtidos con el ahumado harán gozar a vuestras papilas gustativas sin pensar en nada más que seguir disfrutando del resto de platos, que nos hacen un peculiar viaje que conecta las dos provincias de Miguel Cobo, su Cantabria natal y Burgos, su ciudad amada, a través del mejor producto que les brinda cada semana el mar Cantábrico, la huerta y la montaña burgalesa.

Próximamente Miguel Cobo abrirá un nuevo proyecto en Plaza de la Libertad, 9. Esta es una de las perfectas ocasiones para despediros de este restaurante que tantas alegrías ha dado a la ciudad de Burgos.

La Porcinería - Los bistrós porcinos de Madrid

Los fans del cerdo o 'porcolovers' estáis de suerte porque ya tenéis dos locales en la capital para disfrutar de morro a rabo de platos porcinos. La Porcinería se encuentra desde hace dos años en el Barrio de Salamanca, concretamente en la calle Lagasca, 103, y ahora acaban de inaugurar su segundo local muy cerca de la Plaza Mayor, en la calle Las Fuentes, 1. Además de la propuesta más informal y rápida para poder picotear y compartir en sus barras siempre ofrecen sus mesas para una comida o cena más extendida con platos más contundentes como su deliciosa Pluma asada con packchoi salteado y salsa bearnesa. Antes de iros debéis finalizar con un cóctel y os recomendamos dos opciones de entre las muchas que proponen: el Margaritas a los Cerdos preparado con tequila, Cointreau lima y azúcar y para los amantes de la ginebra el Pig Sour con la gallega Nordes, frambuesa, lima y azúcar.

Latasia - Una cena viajera sin salir de Madrid

Los sabores del mundo son santo y seña de los hermanos Hernández en Latasia. En su Casa de Comidas del Paseo de la Castella se fusionan, con respeto y armonía, las cocinas asiática y sudamericana en un engranaje perfecto con la tradicional española. Allí viviréis una experiencia divertida y canalla para olvidar el encorsetamiento de la vuelta al trabajo. Os recomendamos pedir su Hot Dog hindú de cordero y comer con las manos este plato, que lejos del famoso perrito fast food, su elaboración lleva tres días. En la maceración de los jarretes del cordero con especias y en su curry con jalapeños, jengibre, cebolla, tomate, cilantro, hierbabuena,... está el secreto de este sabroso bocado. Además de este rico relleno también es reseñable el brioche alargado que elabora para los chicos de Latasia el panadero John Torres, conocido por ser el suministrador de pan de templos de la gastronomía como Sacha o el restaurante con estrella Michelin La Tasquería. Antes de llegar a la mesa le añaden mahonesa de kimchi, cebolla frita y por encima se colocan unos jalapeños, cebolla encurtida, crema de aguacate y chips de raíz de loto. Seguro que se os ha hecho la boca agua ya.

Zalacaín - Una visita al templo de la gastronomía en Madrid

Hay lugares donde hay que ir al menos una vez en la vida y seguro que repetiréis. El Restaurante Zalacaín es un espacio emblemático de la gastronomía madrileña que hace muy poco se ha renovado incorporando diseños vanguardistas que marcan la diferencia y hacen que cada experiencia sea especial y única.

En su carta hay platos que aún saben a verano y nos teletransportan a una playa, como la Vieira y langostinos al parmesano con PX. Las propuestas del chef Julio Miralles se basan en la elección de un producto excelente y de temporada y en la cocina de fondos y raíces. Además, es importante: recordad en vuestra visita siempre dejar hueco para el capricho dulce del final.

En sus salones privados o corporate rooms también se pueden celebrar encuentros empresariales, sociales o familiares. En ellos se disfruta de luz natural y vistas a un jardín privado. Llevan el nombre de las tres rosas de Zalacaín: Catalina, con capacidad para 12 personas, Linda, para 10 personas, y Rosita para 30 personas. Además, toda la sala principal es panelable, permitiendo ofrecer al cliente la privacidad necesaria para un número aún mayor.

Zalacaín Catering - En casa, a mesa puesta

Hay tardes perfectas de sábado que el mejor plan está en tu propia casa. Organiza una merienda con amigos o en familia, pero en la que solo tengas que preocuparte de pasarlo bien. Deja la merienda en manos de los profesionales de Zalacaín Catering, un nuevo servicio dentro de la gran casa que es Zalacaín LaFinca, y sorprenderán a tus invitados con el Carrito de tartas para pasar una tarde muy dulce mientras disfrutáis de las fotos de tu boda o de las anécdotas del súper viaje del verano por Asia. Los suculentos y variados dulces seguro que harán las delicias de los mayores, pero si a la reunión de amigos van a acudir niños no os olvidéis de pedir el Puestecito de pipas y popcorn o el Carrito de chuches porque así tendréis a los más pequeños muy felices.


Accede a la nota de prensa

Recibe nuestras notas de prensa